Los profesionales de Enfermería se están jugando su salud por la inacción de los responsables sanitarios

27 abril 2018
Cuida al que te cuida

Más de la mitad de los centros sanitarios españoles no han realizado una evaluación de los riesgos que asumen las enfermeras y enfermeros que manejan medicamentos peligrosos, exponiéndose a graves consecuencias para su salud.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado, con motivo del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que en numerosos centros sanitarios españoles aún no se cumple con las medidas preventivas, formativas e informativas necesarias para que la manipulación y administración de fármacos peligrosos no conlleve riesgos para la salud de las enfermeras y enfermeros.

SATSE se ha sumado, un año más, a la campaña puesta en marcha por la Organización Internacional del Trabajo, con motivo del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que, entre otros objetivos, pretende alcanzar el la meta 8.8 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que es promover entornos de trabajo seguros para todos los trabajadores en 2030.

De manera paralela, la organización sindical participará activamente en la campaña “Trabajos Saludables: Alerta frente a sustancias peligrosas 2018-19”, que desarrollará el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, bajo el patrocinio de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, que busca sensibilizar sobre los riesgos que representan las sustancias peligrosas en el lugar de trabajo y promover una cultura de prevención de riesgos.

Por su parte, SATSE ha querido poner este año el foco de atención en los riesgos que conlleva el uso y manipulado de distintos medicamentos peligrosos por parte de los profesionales sanitarios, especialmente por las enfermeras y enfermeros, al constituir una práctica habitual en numerosas unidades y ámbitos sanitarios, tanto en los centros hospitalarios como en Atención Primaria y en los domicilios.

Según el Sindicato de Enfermería, “desde las diferentes administraciones públicas y empresas sanitarias privadas aún no se están desarrollando todas las actuaciones preventivas, formativas e informativas necesarias para lograr un riesgo cero, por lo que muchos profesionales de Enfermería se están jugando su salud todos los días por la inacción de los responsables sanitarios”.

En este sentido, SATSE recuerda que, según el informe del Observatorio de Bioseguridad y Salud Laboral, realizado por la Mesa de la Profesión Enfermera (SATSE y Consejo General de Enfermería), sólo en el 47 por ciento de los centros sanitarios existe un protocolo que obligue a la utilización de un sistema cerrado de preparación y administración de medicación peligrosa.  

Además, el mismo informe detalla que en más de la mitad de los centros no se ha realizado una evaluación de los riesgos laborales que asumen las enfermeras y enfermeros que manejan medicamentos peligrosos, exponiéndose a graves consecuencias para su salud.

SATSE recalca que, aunque tradicionalmente se asocia este riesgo a productos como los gases anestésicos o para el tratamiento del cáncer, hay muchos otros que pueden producir consecuencias adversas graves para la salud de las y los profesionales de Enfermería, derivadas de su preparación y administración, como antibacterianos, anticoagulantes, antiepilépticos, entre otros. Todos ellos medicamentos de uso muy habitual, tanto en el ámbito hospitalario como en la atención primaria.

El uso y manipulado de éstos medicamentos (fragmentación de comprimidos, apertura de ampollas, extracción de viales…) conllevan riesgos para la salud como el desarrollar algún tipo de cáncer o sufrir malformaciones o abortos en caso de que la profesional se encuentre embarazada, concluyen desde la organización sindical.