SATSE denuncia la escasez de plantilla e infraestructuras para afrontar el colapso de Urgencias del San Pedro

09 enero 2018

Los trabajadores están desbordados y no dan abasto. Boxes doblados, medio centenar de personas esperando a ser ingresadas, pacientes en los pasillos... son algunas de las imágenes de Urgencias del hospital.

Medio centenar de personas pendientes de ingreso en el Hospital San Pedro, algunas de ellas esperando desde el domingo. Esta es la realidad del servicio de Urgencias del centro hospitalario a media mañana del lunes. Una vez más, el frío, la gripe y las diversas patologías han vuelto a dejar en evidencia las carencias del Servicio Riojano de Salud y la improvisación de sus gestores.

Boxes doblados, las 21 camas de observación y las 18 de preingreso llenas, pacientes en los pasillos para liberar monitores y espacios para atender a otras personas… Y todo esto a pesar de que el hospital cuenta en estos momentos con todas las plantas abiertas y que se van a habilitar camas en el Hospital Provincial. “Los trabajadores están desbordados y no dan abasto para atender a todos los pacientes”, denuncian desde el Sindicato de Enfermería de La Rioja, SATSE, al recordar que no hay personal ni infraestructuras suficientes para afrontar este colapso. Los profesionales están sobresaturados por lo que la calidad percibida por el usuario en estas situaciones es considerada deficiente, tanto por el paciente como por sus acompañantes.

Además, las citas en Atención Primaria se están demorando por el aumento considerable de la demanda, y la alternativa del usuario es acudir a las urgencias hospitalarias. “La solución pasa por reforzar los equipos de Primaria para que puedan atender a estos pacientes, con patologías en la mayoría de los casos que pueden ser resueltas en estos ámbitos”, apuntan desde el Sindicato de Enfermería.

Por todo ello, SATSE exige previsión y planificación. “Todos los años pasa lo mismo. Se necesita más personal y más camas disponibles para afrontar estas situaciones de carácter estacional”. Porque no hay que olvidar que el colapso en Urgencias “se debe básicamente a una falta de previsión por parte de la Administraciónsanitaria, que otro año más improvisa unas soluciones que casi siempre llegan tarde”.